Mural por la inclusión en La Falda: pintaron el abecedario en lenguaje de señas

Mural por la inclusión en La Falda: pintaron el abecedario en lenguaje de señas

   Integrantes del merendero Mi Sueño del barrio San Jorge, de La Falda, pintaron este fin de semana el primer mural en la ciudad que traduce el abecedario al lenguaje de señas.

   La idea forma parte de un trabajo que busca "ponerle color a la cuadra" y fomentar la inclusión e igualdad de derechos entre los más de 40 niños y niñas que meriendan durante la semana en el lugar, sus familias y vecinos/as del barrio.

   La actividad llevada a cabo sobre Ataliba Herrera al 400, donde funciona el merendero, arrancó el viernes y se extendió durante el sábado. Allí se pintaron también rejas de viviendas y muros de la calle que se tiñeron de celeste, verde, lila y naranja.

   "En La Falda creo que es el primer mural de este estilo. Cuando tiramos la idea no imaginamos el entusiasmo que iba a generar en los chicos y las familias. Lo hicimos porque nosotros vivimos día a día el trabajo en la inclusión y la igualdad”, señaló a La Estafeta Soledad, “la Poli” Roldán, quien dirige el merendero.

   Y agregó: "También muy cerca tenemos la Escuela Especial Emilio Meincke y los chicos del barrio tienen contacto permanente con sus alumnos. Me pareció una buena oportunidad para poder enseñar que, a pesar de que algunos chicos tienen una dificultad, nos podemos comunicar con ellos y adaptarnos como ellos lo hacen con nosotros”.

   El arte fue aportado por las manos de los hermanos Kévin, Jonathan y Yeni Manzanelli, aunque la cadena solidaria se movió rápido. La pintura fue donada por las pinturerías locales Cuadrado Color y Lorca; mientras que la Direccion de Desarrollo Social local, a cargo de Javier Montes, y particulares colaboraron para conseguir materiales como pinceles. Finalmente, la carnicería El Gringo aportó los chorizos para que la jornada incluyera una choripaneada.

   “Estoy sorprendida por la colaboración de la gente porque no teníamos nada y en dos días conseguimos todo. También por el acompañamiento de las familias y los vecinos. Fue una muy linda actividad”, remarcó Roldán.

   Y cerró: “A todo eso se le suma que le estamos poniendo un poco de color a la cuadra y a la vez dando un mensaje al barrio, así que feliz”.